Este proyecto es un viaje por un lugar abstracto, materializando la idea de un concepto, el limbo, que sólo existía en mi mente de forma etérea como un dibujo difuminado por el tiempo del que no logras reconocer la forma.

A lo largo del trabajo va tomando la forma de un lugar lleno de contrastes, donde perderse y encontrase eternamente, como en una interminable somnolencia, en compañía de una soledad siniestra pero tranquilizadora. En una carrera diaria por convivir con las sombras sin perder de vista las luces, sin estar seguro de querer o poder escapar. Al final, un lugar donde refugiarte de un entorno hostil que te ha desgastado, como al dibujo.

Un lugar en el que olvidar y  vivir entre dos mundos, escuchando a lo lejos  las voces del exterior, como adormecido en el asiento de atrás de un coche.

1/22